Blogia
grandesdeportes

EL MADRID PERDONÓ EN LA SEGUNDA PARTE LO QUE EL BARÇA EN LA PRIMERA

 

Messi se convirtió en el salvador del Barça en un partido que será recordado durante muchos años. El Barcelona salvó los muebles inextremis con un Messi espectacular que se graduó como superestrella marcando 3 goles en el derbi. El Madrid perdonó en la segunda parte como el Barça había perdonado en la primera.

Se adelantó Van Nistelrooy y el Barça, ansioso, consiguió el empate por medio de Messi en una jugada colectiva bastante buena y vistosa. El Barça llevaba el control sin embargo su defensa: el 3-4-3, le dio algún que otro quebradero de cabeza. El Barça se volvió a ver como el conjunto merengue, haciendo mucho menos que ellos, se adelantaba de nuevo en el marcador y fue tras un penalty bastante riguroso que ejecutó Van Nistelrooy. Oleguer vio tarjeta amarilla, una tarjeta que a la postre resulto ser decisiva.

El Barça a partir de ahí luchó y peleo y en un barullo y gran jugada de Ronaldinho en el área, el argentino Messi consiguió su segundo gol ante la mirada de los centrales del Madrid. El conjunto catalán se creció y disfruto de buenas ocasiones que no pudo materializar dada la inspiración de Casillas. Su juego en esa fase del partido fue espectacular. Eto´o apareció por todos lados, Ronnie se mostró más y los medios llevaron el peso del partido.

Parecía que todo iba a acabar así hasta el descanso, cuando Oleguer Presas, que demostró que no puede ser titular en el Barça, vio la segunda amarilla tras una infantil entrada sobre Gago, poco constante en la noche del derbi. Esta expulsión catapultó al Madrid en la segunda parte y disfrutó de tres o cuatro magníficas oportunidades que resolvió Valdés, reivindicando su nivel, bastante cuestionado en la ida de la Champions frente al Liverpool. El Madrid fue a por el partido y en un centro desde la derecha Sergio Ramos cabeceó el balón al fondo de la red.

Pero el F.C. Barcelona no estaba dispuesto a rendirse y el conjunto de Rikjaard demostró lo que es ser un campeón, lucho y desarmó la defensa del Madrid una y mil veces, pero el empeñó no era suficiente, y cuando todo parecía acabado, Messi; el chico que hace un anuncio de adidas proclamando los problemas de crecimiento de su niñez; el chico que fue etiquetado por Maradona como su sucesor; el chico que llegó a la Masia con 12 años procedente de Argentina; el chico que destrozó Stamford Bridge en la Champions y se dio a conocer; el chico que fue llamado “teatrero” por el siempre polémico José Mourinho: ese chico marcó en el minuto 91 con una jugada personal en la que dejó a varios defensas en la cuneta y a Casillas tirado en el césped frustrado por el golazo del argentino. Messi fue hacia el corner y señaló una camiseta en la que ponía: “Fuerza, tío”, dedicada a su tío que sufre una depresión. Fue ese chico el que se convirtió en el salvador del Barça y que dio un empate que puede ser decisivo para el conjunto catalán y para el Madrid también, un Real que realizo, hay que reconocerlo, un muy buen partido.

  
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres